Piel sana y preparada para el verano

El buen tiempo ya está aquí y  hacemos más actividades al aire libre.  Hay más intensidad y exposición solar y nuestra piel no está preparada. 

Para evitar manchas, arrugas, sequedad y erupciones, hay que cuidarse tanto por dentro como por fuera. Para conseguirlo, asegúrate de tener una buena higiene y una correcta cura de la piel, así como una buena exfoliación. 

Desde la farmacia os aconsejamos 4 sencillos pasos para empezar esta rutina de preparación de la piel:

1. Exfoliación

Primero es importante hacer una exfoliación del rostro para eliminar las células muertas y las impurezas de las capas más superficiales, realizando una limpieza profunda de la piel.

Con una buena exfoliación favoreceremos una mejor penetración de los activos, mejorando la eficacia de cualquier tratamiento cosmético posterior y conseguiremos tener la piel en perfectas condiciones para recibir los baños de sol.

Hay 2 tipos de exfoliantes: los físicos que suelen llevar gránulos de pequeño tamaño y los químicos que suelen ser de ácido glicólico o ácido láctico.

Según vuestro tipo de piel os recomendamos la siguiente rutina de exfoliación:

Pieles grasas: exfoliar un par de veces por semana

Pieles sensibles: exfoliar cada 10-15 días

Pieles normales: exfoliar una vez por semana

Pieles irritadas o con eczemas: la exfoliación está contraindicada.

2. Hidratación

Posteriormente hidrataremos nuestro rostro con la crema adecuada a nuestro tipo de piel para asegurarnos  un aspecto saludable y reforzar la barrera protectora natural.

Una mascarilla hidratante es una buena manera de recuperar la hidratación rápidamente. Además recordar, que hay que beber 1,5l de agua al día si queréis mantener una piel más flexible, firme y elástica.

3. Antioxidantes por vía oral

Durante la primavera es importante asegurarnos una buena dosis de antioxidantes para la piel porque hay un incremento de la radiación solar, que es el factor principal de los radicales libres, las manchas y las arrugas.

Además los fotoprotectores sólo nos protegen un 60% del daño oxidativo de la radiación, así que es importante complementarlo con antioxidantes orales.

Con una buena dosis de antioxidantes protegeremos la piel desde el interior, evitando las alergias solares, las manchas, las quemaduras, el envejecimiento prematuro de la piel y consiguiendo un bronceado más atractivo y duradero.

Los principales activos antioxidantes son: la Vit C, la Vit D, la Vit E, el pomelo, el resveratrol, el P. Leucotomo, los betacarotenos, la Niacinamida…

4. Fotoprotección

Utilizar un fotoprotector en tu rutina diaria para la cara y escote puesto que son las zonas más expuestas al sol.

Hay fotoprotectores con diferentes texturas y formatos adecuados para todo tipo de piel.

Nos tienen que proteger tanto de las radiaciones UVA y UVB como de los infrarrojos.

Las radiaciones UVB afectan a la capa más superficial de la piel (la epidermis) y son los responsables del bronceado y de las quemaduras y eritemas.

Las radiaciones UVA afectan una capa más profunda de la piel (la dermis) y son los responsables del fotoenvejecimiento, de las manchas y del cáncer de piel.

Los Infrarrojos afectan la capa más profunda de la piel (la hipodermis) y son los responsables de las arrugas profundas, la pérdida de firmeza y elasticidad de la piel y las manchas.

Hay que ser constante y tener conciencia del daño que los rayos solares pueden provocar a nuestra piel si no la mantenemos sana y fuerte.

Compartir en
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Open chat
Et podem ajudar?
Hola! 👋 Et podem ajudar?